Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Esto nos permite brindarle una experiencia personalizada a su visita. Si no lo desea, puede cambiar la configuración de su navegador.

Acepto

En esta guía no se intentará tratar el tema de las tarifas particulares, su objetivo es animar a los consumidores a que gestionen su consumo de energía de modo que se reduzca el coste de generación, transporte y distribución.

Los dos modos más utilizados con los que se puede reducir el coste del suministro energético de los consumidores son los siguientes:

  • Reducción de pérdidas de energía en la generación, transporte y distribución de energía eléctrica. En principio, en un sistema de electricidad se obtienen las menores pérdidas cuando todas las partes del sistema funcionan con un factor de potencia unitario.
  • Reducción de la demanda máxima de energía, mientras aumenta la demanda en períodos de carga baja, y por lo tanto se explota al máximo la central de generación y se reduce al mínimo la redundancia de plantas.

Reducción de pérdidas

Aunque la situación ideal especificada en la primera posibilidad mencionada anteriormente no se pueda realizar en la práctica, muchas estructuras de tarifas se basan en parte en la demanda de kVA, así como en los kWh consumidos. Puesto que para una carga de kW determinada, el valor mínimo de kVA se produce en el factor de potencia unitario, el consumidor puede reducir al mínimo los costes de facturación tomando medidas para mejorar el factor de potencia de la carga (tal y como se trata en el capítulo L).

La demanda de kVA que se utiliza de forma general con fines de tarificación es la demanda media máxima de kVA que se produce durante cada período de facturación, y se basa en las demandas medias de kVA, en períodos fijos (generalmente períodos de 10, 30 o 60 minutos) y se seleccionan los valores más altos. El principio se describe a continuación en el apartado de “principio de medición de demanda máxima de kVA”.

Reducción de la demanda máxima de energía

El segundo objetivo, es decir, el de la reducción de las demandas máximas de energía, mientras se aumenta la demanda en períodos de baja carga, ha producido tarifas que ofrecen una reducción sustancial del coste de energía:

  • A ciertas horas durante las 24 horas del día.
  • En ciertos períodos del año.

El ejemplo más sencillo es el de un consumidor doméstico con un calentador de agua por acumulación (o un calefactor de acumulación, etc.).

El equipo de medida dispone de dos registros digitales, uno de los cuales funciona durante el día y el otro (que se conecta mediante un dispositivo de temporización) funciona durante la noche. Un contactor que se activa mediante el mismo dispositivo de temporización, cierra el circuito del calentador de agua, cuyo consumo se indica en el registro en el que se aplica la tarifa más económica.

El calentador se puede encender y apagar en cualquier momento del día si es necesario, pero entonces se medirá con la tarifa normal. Los grandes consumidores industriales pueden disponer de 3 o 4 tarifas que se aplican en diferentes períodos durante un intervalo de 24 horas, y un número similar de períodos diferentes al año.

En estos esquemas, la relación de coste por kWh durante un período de demanda máxima durante el año, y la del período de carga más inferior del año puede ser de hasta 10:1.

Equipos de medida

Como es lógico, son necesarios instrumentos y dispositivos de alta calidad para implementar este tipo de medición. Hasta la fecha se han utilizado equipos electromecánicos clásicos. Ahora se utilizan recientes desarrollos en la medición electrónica y microprocesadores, que facilitan considerablemente la aplicación de los principios tratados anteriormente.

Tal y como se ha indicado anteriormente, en la mayoría de los países, algunas tarifas se basan en parte en la demanda de kVA, además del consumo de kWh, durante los períodos de facturación (a menudo intervalos de 3 meses). La demanda máxima que registra el contador que se describe es, de hecho, una media máxima (es decir, la más alta) de demanda de kVA registrada en períodos consecutivos durante el intervalo de facturación.

La Figura muestra una curva típica de demanda de kVA en un período de dos horas dividido en períodos consecutivos de 10 minutos. El contador mide el valor medio de kVA durante cada uno de estos períodos de 10 minutos.

Reduce los costes en tus tarifas y mediciones de consumo energético

Principio de medición de demanda máxima de kVA

Un contador de kVAh es similar a un contador de kWh pero la relación de fase de tensión y corriente se ha modificado para que mida con eficacia kVAh (kilovoltioamperio-hora). Además, en lugar de contar con un conjunto de indicadores de contador por decenas, como es el caso de un medidor de kWh convencional, este instrumento dispone de un puntero giratorio.

Cuando el puntero gira, mide kVAh y empuja un indicador rojo ante él. Transcurridos 10 minutos, el puntero se habrá desplazado en parte alrededor del indicador (está diseñado para que nunca pueda completar una revolución en 10 minutos) y a continuación vuelve eléctricamente a la posición de cero, para comenzar otro período de diez minutos.

El indicador rojo sigue en la posición que ha alcanzado el puntero de medición, y esa posición corresponde al número de kVAh (kilovoltio-amperio-hora) que toma la carga en 10 minutos. No obstante, en lugar de que el dial se marque en kVAh en ese punto se puede marcar en unidades de kVA medias. Las siguientes cifras lo aclararán.

Supongamos que el punto que alcanza el indicador rojo corresponde a 5 kVAh. Se sabe que una cantidad variable de kVA de potencia aparente ha fluido durante 10 minutos, es decir 1/6 de hora. Si ahora los 5 kVAh se dividen por el número de horas, se obtiene la media de kVA durante el período.

En este caso, la media de kVA durante el período será:

5 × ( 1 / 1/6 ) = 5 × 6 = 30 kVA

Cada punto alrededor del indicador se marcará de forma similar, es decir, la cifra del kVA medio será 6 veces superior al valor de kVAh en cualquier punto determinado.

Se puede aplicar un razonamiento similar a cualquier otro intervalo de tiempo de reinicio. Al final del período de facturación, el indicador rojo se encontrará en el máximo de todos los valores medios que se han producido en el período de facturación.

El indicador rojo volverá a cero al comienzo de cada período de facturación. Los medidores electromecánicos del tipo descrito se están sustituyendo rápidamente por instrumentos electrónicos. Sin embargo, los principios de medición básicos de los que dependen estos medidores electrónicos son los mismos que los descritos anteriormente.

Si encontraste útil este artículo, te invitamos a compartirlo con otras personas que puedan estar interesadas. También puedes escribirnos a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. para solicitar una Charla Técnica Gratis para la empresa donde estes trabajando.

 

Suscribete Gratis

Powered by Amazing-Templates.com 2014 - All Rights Reserved.