Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Esto nos permite brindarle una experiencia personalizada a su visita. Si no lo desea, puede cambiar la configuración de su navegador.

Acepto

El interruptor termomagnético, también conocido como llave térmica, interruptor magnetotérmico o breaker, es el elemento de protección más importante de las instalaciones eléctricas.

El interruptor termomagnético es un dispositivo que corta la corriente eléctrica de un circuito automáticamente. Actúa cuando la corriente sobrepasa el valor nominal establecido en las especificaciones técnicas del dispositivo.

Su finalidad es proteger y dar seguridad a la instalación eléctrica ante la presencia de alguna falla. Estos interruptores automáticos tienen una ventaja respecto a los fusibles: no es necesario cambiarlos cada vez que actúan.

Aunque tienen un aspecto bastante parecido a los interruptores diferenciales; no debemos confundirlos el uno con el otro. Ambos cumplen funciones de protección. El termomagnético para las instalaciones eléctricas y el diferencial para las personas.

¿Para qué sirve un interruptor termomagnético?

Los interruptores termomagnéticos se utilizan para proteger los cables y demás elementos de una instalación eléctrica de fallas como los cortocircuitos y sobrecargas.

El interruptor termomagnético se emplea en todas las instalaciones eléctricas interiores de cualquier edificación; ya sean éstas viviendas, empresas, centros comerciales o industrias.

Estos elementos de protección son de uso obligatorio según lo estipula el Código Nacional de Electricidad del Perú. Es por ello que también lo exigen los inspectores de Indeci y de las municipalidades cuando se solicita una licencia de funcionamiento.

¿Cómo funciona un interruptor magnetotérmico?

Los magnetotérmicos actúan cortando el fluido eléctrico cuando se sobrepasa la capacidad eléctrica del mismo. Por ejemplo esto sucede ante la presencia de fallas como las sobrecargas eléctricas o cortocircuitos.

De ésta manera se protege el cableado y demás componentes de la instalación eléctrica. Por consecuencia contribuyen en la seguridad de tu propiedad previniendo los temibles incendios.

Tal como su nombre lo indica, éstos dispositivos eléctricos están compuestos por una parte magnética y otra térmica.

La parte magnética está compuesta por un relé y es la encargada de actuar ante un cortocircuito.

La parte térmica está conformada por dos láminas metálicas que se dilatan o contraen según la cantidad de corriente que pasa. Este bimetal es la parte que actúa ante las sobrecargas de la instalación eléctrica.

Para restablecer el fluido eléctrico tras el «disparo» de un termomagnético, lo primero que debemos hacer es eliminar la causa que produjo el hecho. Luego basta con subir la palanca del termomagnético para dejar funcionando todo con normalidad.

También existen termomagnéticos que se restablecen sin necesidad de una acción manual. Sin embargo estos modelos son menos comunes y más costosos.

Suscribete Gratis

Powered by Amazing-Templates.com 2014 - All Rights Reserved.